Editorial Ukamau: “Orden y lealtad en la lucha nacional para favorecer una nueva ola democrática y popular a nivel continental” – Lunes 7 de Junio 2021

Este domingo 13 de junio se realizará la segunda vuelta en la elección por la gobernación de la Región Metropolitana, la llamada batalla por Santiago. Se requiere, en estos días, de una lealtad y orden mínimo en las filas del Frente Amplio. Lo que está en juego es muy importante para el país como para actuar movido por pequeños y mezquinos intereses personales o partidarios. Ofrecerle una alternativa de gobierno democratizador y posneoliberal a Chile supone superar las viejas y deslegitimadas prácticas políticas de los últimos 30 años.

Karina Oliva ha llegado hasta aquí gracias al respaldo de las urnas, es decir, del pueblo. Solo por ello se le debe respeto. Es hoy una posibilidad cierta de comenzar a superar políticamente al conglomerado que dio estabilidad al modelo de la desigualdad y la injusticia. En la recta final se deben ordenar las fuerzas para permitir su triunfo electoral: inicio del fin de la Concertación.

No da lo mismo quien gane el domingo. La gestión neoliberal de la crisis ha mostrado ser economicista (pro empresa) y criminal (anti-popular). Las cifras de contagio y muerte, que no bajan de más de 8000 y más de 100, respectivamente, cada día, son brutales. Es una locura, en este momento, abrir Fantasilandia e intentar la apertura forzada de los colegios.

Se debe avanzar en el recambio de las autoridades, no pueden seguir gobernando los mismos de siempre, para que la lógica binominal sea superada lo antes posible en los medios de comunicación y la gestión parlamentaria.

Como sociedad seguimos atrapados en el chantaje impuesto por el duopolio que nos hace elegir entre no recibir ningún tipo de ayuda estatal y apoyar iniciativas de emergencia de signo neoliberal. El tiempo avanza y los únicos que seguimos pagando la crisis somos las clases trabajadoras y populares.

Un cambio en las relaciones de fuerza en el Estado, a favor del pueblo, permitirá redistribuir el ingreso y el poder económico por la vía del impuesto a los súper ricos, el royalty minero, y otras iniciativas democratizadoras. Nos oponemos al retiro del 100% de los fondos previsionales, es decir, a la destrucción del ahorro previsional sin haber creado antes el nuevo sistema de pensiones tripartito, solidario y de reparto. La dictadura y la ex Concertación instalaron “mercado” donde debe haber “república”, es decir, AFP donde debe haber un verdadero sistema previsional, individualismo donde debe existir solidaridad. No superaremos el modelo neoliberal con iniciativas individualistas y mercantiles por populares que estas sean en el marco del abandono casi absoluto del individuo, principalmente del que vive de su fuerza de trabajo y reside en los barrios populares.

Chile está iniciando una transición del modelo neoliberal a uno democrático y de derechos sociales, la disputa entre lo viejo que se resiste a desaparecer (Orrego) y lo nuevo que comienza a nacer (Oliva), es abierta y pública, tiene nombre y apellido, y corresponde tomar posición entre una y otra opción. No es tiempo de ambigüedad, auto marginación o cálculo mezquino.

Lo que pasa en nuestro país impacta en todo el continente por lo que se debe actuar con responsabilidad ante nuestros pueblos. La reciente avanzada neoliberal-autoritaria en América latina parece detenerse y comenzar a retroceder. El pueblo recupera posiciones en las calles de Brasil, Colombia, Ecuador, y en las instituciones de Perú, México y Chile. La pos pandemia podría venir acompañada de una ola democratizadora a nivel continental, pero para ello es fundamental ganar cada batalla, como la de este domingo. 

Editorial Ukamau
Semana Lunes 7 al Domingo 13 de Junio 2021

Related Posts