Editorial Ukamau: “Reconectar el proceso constituyente y la contienda presidencial con la vida material del pueblo” – Lunes 26 de Julio 2021

Esta semana Yasna Provoste oficializó su candidatura presidencial, de esta forma la DC opta por una candidata bien evaluada en las encuestas de los medios de comunicación de masas –controlados por la derecha- y desconoce su propia primaria realizada en enero de 2021, donde más de 27.000 personas participaron y eligieron a Ximena Rincón. Esto confirma la fragilidad democrática de uno de los principales partidos de los 30 años de administración del modelo neoliberal. 

Con este hecho se comienza a re-estabilizar el escenario político institucional: las candidaturas presidenciales con más opciones ya se han definido y la Convención continua su etapa de instalación y definiciones procedimentales. Los partidos ahora se preparan para las elecciones parlamentarias y presidenciales de noviembre.

Las cifras de contagiados, hospitalizados y muertos por covid han disminuido bastante y las tasas de vacunación son muy altas, por lo que la autoridad ha impulsado un retorno al trabajo y estudio presencial. El ministro de educación ha señalado que esta semana las escuelas deben volver a clases presenciales, aunque la falta de condiciones materiales (problemas de infraestructura, el frío invernal, etc.) lo impida, principalmente en las comunas populares.

En este contexto, y terminadas las campañas electorales que ponían en el debate público los problemas sociales, se abre un tiempo de profundización en la desconexión de la sociedad con la política. Proceso de despolitización que los medios de comunicación buscan agudizar.  

Por debajo de estas dinámicas institucionales, las clases trabajadoras deben enfrentar las alzas, el desempleo y la precarización de la vida disfrazada por los bonos y retiros previsionales. La bencina superó los 1.000 pesos el litro, las viviendas, materiales de construcción y productos básicos en general aumentan sus valores notablemente al tiempo que los trabajos y salarios empeoran. Esta dura realidad se hará especialmente difícil cuando terminen los efectos de los bonos.  

En 2020 se vio cómo la crisis había permitido a los súper ricos aumentar sus fortunas en un 70% gracias a este modelo. La precarización de las condiciones de vida, laborales y de negociación de los trabajadores permite a los empresarios aumentar sus tasas de ganancia.

En este escenario se corre el riesgo de que el activo político transformador -de las distintas izquierdas- se aleje de la disputa por los sentidos comunes mayoritarios. Plaza Dignidad y la Convención podrían transformarse en trincheras de conflictos desconectadas de las grandes mayorías trabajadoras. La derecha apuesta por esta vía a deslegitimar la movilización social y la nueva constitución que debe ser ratificada en el plebiscito de salida con voto obligatorio.

Reconectar el proceso constituyente, la contienda presidencial y la lucha reivindicativa-política en general, con la vida material de las grandes mayorías trabajadoras es fundamental. Los programas, las luchas y discusiones constituyentes, presidenciales y políticas en general, deben tener en el centro las condiciones de vida y trabajo de las mayorías trabajadoras. 

Editorial Ukamau
Semana Lunes 26 a Domingo 1 de Agosto

Related Posts