Editorial Ukamau: “La derrota histórica de la política neoliberal será la organización política de los trabajadores y el pueblo.” – Lunes 26 de Abril 2021

¿Los extendidos efectos de la pandemia han puesto fin al “estallido social”? Al parecer, el gobierno creía o quiso creer que sí, que el pueblo se había desmovilizado. Se atrevió a presentar al TC el tercer retiro del 10% de las AFP para su bloqueo, luego de ser aprobado por el Senado y apoyado por amplios sectores de la sociedad. La crisis sanitaria-económica, y su abordaje institucional autoritario y anti-popular, no ha diluido la crisis política, sino que la ha agravado. Las clases patronales y sus partidos políticos se encuentran ahora confundidas, atemorizadas y errantes. Sacrificar a Piñera para salvarse y salvar al modelo neoliberal parece ser cada vez más una opción en la derecha empresarial y política.   

¿Cómo llegamos hasta aquí? Por múltiples razones, una de las más importantes es la emergencia del pueblo en la escena política. Ha sido la manifestación en la calle y urna de los trabajadores y sectores populares lo que han movido la frontera de lo posible. 

Esta semana se registrará una nueva movilización social convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), distintos movimientos, trabajadores de los puertos y sectores populares para exigir soluciones económicas concretas ante la crisis (retiro del 10%, impuesto a los súper ricos, royalty minero…). Manifestación de la cual seremos parte. Esto se verificará justo antes del 1 de mayo, día de las y los trabajadores. La magnitud de la protesta está aún por verse, pero el gobierno ya se encuentra realizando maniobras desesperadas para reducir su impacto. El recuerdo de la huelga general del 12 a 14 de noviembre de 2019 que gatilló el proceso constituyente está aún muy vivo.  

A tres semanas de las elecciones de constituyentes, gobernadores y municipales la derecha se encuentra atrapada en un problema sin solución. El costo electoral para la derecha puede ser muy grande (¿derrota histórica?) el 15 de mayo si es que aparece vinculada a las medidas anti-populares del gobierno, que son necesarias para salvar al modelo neoliberal. La (re) elección de parlamentarios, gobernadores y alcaldes/concejales de derecha requiere que se distancien de Piñera en este momento, generando un aislamiento que debilita al extremo al Ejecutivo. Esto ha movido a la derecha parlamentaria a aprobar reformas constitucionales que cuestionan y comienzan a poner en riesgo incluso al modelo. De esta forma, el costo político de la aprobación o del rechazo de este nuevo retiro del 10% (que abre la puerta al IV retiro) será inevitablemente enorme para los defensores del neoliberalismo.

En la oposición las cosas no están más ordenadas. Las distintas fuerzas políticas compiten por dirigir el triunfo popular, incluso poniéndolo en riesgo. Lo cierto es que los resultados electorales de mayo serán claves para el reordenamiento de las fuerzas políticas y sus estrategias para enfrentar la crisis luego de, esperemos, la derrota de la derecha.   

En esta tormenta institucional, la única garantía para las grandes mayorías trabajadoras y populares es mantener y elevar sus niveles de organización y politización. Hemos visto cómo líderes de la oposición encuentran su lugar en el mundo de la elite y no en el pueblo, cómo partidos hacen alianza con movimientos sociales para instalar en el debate público problemas sociales, pero se reúnen con la derecha para negociar las soluciones.

Estas grandes mayorías pueden sostener una alternativa política anti-neoliberal, que saque al país de la crisis en la que se encuentra, pero para eso, dicha alianza social y política se debe materializar, poniendo en el centro los intereses de trabajadores y sectores populares. El motor de este proyecto debe ser la organización política de los trabajadores y sectores populares, y en esa tarea las izquierdas deben poner sus energías.  

Editorial Ukamau
Semana del Lunes 26 de Abril a Domingo 2 de Mayo.

Related Posts