Editorial Ukamau: “Ganar elecciones, conquistar derechos y democratizar el país: ¡Es posible!” Lunes 3 de Mayo 2021

La reciente derrota política del gobierno en el Senado y Tribunal Constitucional, con relación al proyecto que autoriza el tercer retiro del 10%, evidenció el enorme aislamiento en el que se encuentra Piñera. Una lectura superficial y cómoda nos podría llevar a celebrar de manera a-critica estos hechos, pero, sabemos que para proteger el modelo económico nuestro adversario está dispuesto a hacer concesiones parciales. La maniobra les ha permitido ganar tiempo, al menos, hasta las elecciones del 15 y 16 de mayo. Fecha de su próxima derrota.

Para bien o para mal, estas elecciones son las más importantes en décadas porque definirán las posibilidades institucionales de los cambios que el país necesita. Es la oportunidad de iniciar la derrota estratégica a la derecha y sectores neoliberales de la ex Concertación. No puede haber espacio para la duda, debemos promover la mayor participación política y electoral del pueblo. No podemos olvidar, justo ahora, que fue Pinochet y Guzmán quienes impusieron e instalaron en el pueblo la des-politización y en las clases altas la alta participación electoral. La sobre representación institucional de la derecha (el gran capital) se explica también por esta diferencia en la participación electoral de las distintas clases sociales.

Como pueblo necesitamos de triunfos concretos, aunque sean parciales, para constituirnos en un actor político relevante. A pesar de los bloqueos institucionales, en este escenario de crisis, con organización y lucha anclada en amplios sectores sociales, es posible ganar batallas reivindicativas, electorales y políticas. Como una sola lucha del pueblo que articula esas distintas dinámicas, y no como “cosas” separadas, se puede derrotar a la derecha y a las fuerzas neoliberales alojadas en la ex Concertación.

La suma de estas distintas dimensiones de la lucha nos ha permitido, estos días, una nueva conquista social: el proyecto habitacional La Maestranza 2 en Estación Central ya tiene terreno, es decir, se ha comenzado a concretar el nuevo barrio. Cientos de familias populares, organizadas y movilizadas, han mostrado en los hechos que es posible el triunfo reivindicativo y ahora se disponen a la siguiente batalla: la electoral. Confían en sus capacidades porque disponen de organización, estrategia, programa y, sobre todo, porque saben que su método de lucha es efectivo. La disciplina y paciencia propia de las clases trabajadoras también ha sido fundamental en esta conquista.

Si nos disciplinamos y actuamos con generosidad (evitando la dispersión de votos) sectores del pueblo podrán ser representados en el órgano constituyente y la institucionalidad política en general. Pero, debemos evitar la comodidad que ofrece ser oposición de un gobierno que se cae a pedazos o el eterno apoyo solidario a luchas que otros emprenden, no pocas veces a “mil kilómetros del ropero y el refrigerador”.  

Si logramos ordenar las fuerzas y traducir la crisis de la derecha en victoria popular, se abrirá un tiempo programático que nos exigirá soluciones a los problemas reales: trabajo, previsión, seguridad, vivienda… ya no bastará con criticar lo mal que lo hace Piñera y su modelo neoliberal, no serán suficiente las consignas, vamos a requerir de Política (con mayúscula) para el mundo real, y desde ya debemos prepararnos.

Por ejemplo, no bastará con desfondar el sistema de capitalización de las AFP, será necesario crear un verdadero sistema de pensiones: solidario, tripartito y de reparto, con administración pública de los fondos que permita entregar jubilaciones dignas y la construcción de ciudad democrática, expresada en viviendas, obras públicas y de urbanización que redistribuyan en favor del pueblo el bienestar social, es decir, que terminen en los hechos con las injusticias y desigualdades existentes.

Editorial Ukamau
Semana Lunes 3 de Mayo a Domingo 9 de Mayo 2021

Related Posts