Editorial Ukamau: “A un mes del plebiscito: las oposiciones al proceso constituyente” – Lunes 21 de Septiembre

En un mes más la ciudadanía tendrá que ir a las urnas a señalar si quiere una nueva Constitución o no y, en caso de predominar la opción Apruebo, ¿qué tipo de organismo deberá redactar la nueva carta magna? Un sector de la derecha ha levantado abiertamente la opción por el Rechazo, pero no es la única oposición a este proceso democratizador.

Una forma sutil de oponerse a este proceso de profundización democrática es confundir al electorado, restar importancia al evento o realizar una campaña por un “apruebo en la medida de lo posible” que le haga perder su potencial transformador.

Otra forma de poner límites a este proceso de cambios políticos es generar temor en la población, ya sea con campañas del terror (chilezuela) que afirman que el país entrará en un ciclo de autodestrucción, o con deliberación policial-militar o terrorismo de Estado. Ha sido de público conocimiento el actuar de la policía, protegiendo las manifestaciones del “rechazo” y reprimiendo las del “apruebo”; las declaraciones de uniformados en retiro y activos; y los más de dos mil encarcelados, cientos de heridos y decenas de muertos que ha dejado la represión.

Una tercera forma de negación es la tecnocrática. Los “expertos” de todos los colores buscan desplazar a la “inexperta ciudadanía” en la deliberación. Ya lo hicieron en la “comisión técnica” que transformó el acuerdo –general- de los partidos del 15 de noviembre en norma jurídica concreta. Esta concepción elitista de la política es heredera de “los 30 años” donde la participación ciudadana fue anulada o reducida a un tipo de consulta irrelevante.

Neoliberales “progresistas”, autoritarios facticos y tecnócratas de todos los colores tienen en común su oposición a la participación política del pueblo. Usurpadores de soberanía, buscan cerrar la puerta desde dentro con un menosprecio por la gente común y corriente mal disimulado.

A un mes del plebiscito recordamos que este proceso de apertura democrática no fue abierto por los partidos de la gobernabilidad, los poderes facticos o los expertos en democracia, sino por esa ciudadanía trabajadora e ilustrada (que rompió con las relaciones de servidumbre), esos jóvenes de Plaza Dignidad, esas mujeres que dijeron basta, en fin, ese pueblo que porta la legitimidad necesaria para que el proceso de cambio institucional tenga sentido político e histórico.

La campaña no es solo por el Apruebo y la Convención Constitucional, sino también por la activa y deliberante participación política del pueblo, esto es, enfrentar y derrotar a las oposiciones al proceso constituyente.

Editorial Ukamau
21 de Septiembre 2020 

 

Related Posts

Leave a Comment