Editorial Ukamau: “¿Otra vez una democracia sin pueblo? Dejen de mirarse en los espejos del palacio y verán en las calles a sus verdaderos aliados – Lunes 7 Sept

Esta semana conmemoramos 50 años del triunfo de la Unidad Popular. Como se sabe, la vía chilena al socialismo no fue un gobierno más, se trató de un proceso de cambios revolucionarios, modernizadores y democratizadores, “desde abajo”, en la sociedad, y “desde arriba”, en la institucionalidad política, capaz de derrotar a las clases dominantes del antiguo régimen. Vale decir, la victoria política de 1970 fue posible gracias a la unificación político-programática de la toma y la reforma, de la calle y la urna, de la manifestación y la elección, del pueblo y sus partidos.

Medio siglo después, nuestra sociedad ha sufrido transformaciones de fondo, ha sido convertida en el reverso de lo que fue en los años 60. No obstante, nuevamente, se enfrenta a dilemas fundamentales similares: ¿Cómo democratizar, reformar e integrar, para abrir paso a un nuevo modelo de desarrollo, centrado -por fin- en el bien común y no en el interés particular del gran capital?

El actual “proceso constituyente” es una nueva posibilidad histórica para democratizar política, económica y socialmente nuestro país. Sin embargo, la mayoría de los partidos de Oposición, integrados a los salones del poder, se están haciendo parte de una salida por arriba sin pueblo.

¿Otra vez una democracia sin pueblo? Dejen de mirarse en los espejos del palacio y verán en las calles a sus verdaderos aliados.

El cambio constitucional solo tiene sentido político e histórico si es que incorpora a las y los excluidos de los últimos 30 o 40 años, si abre paso a un proceso de cambios en beneficio de los intereses de las nuevas clases trabajadoras, del nuevo pueblo. De no ser así, se estará creando las condiciones para una ruptura de dimensiones incalculables que no hará distinciones entre los señores del palacio.

Organizar, movilizar y unificar, en torno a un programa de transformaciones, la calle y la urna, la manifestación y la elección, para romper la exclusión política del pueblo, es decir, para democratizar, es una tarea histórica ineludible para las fuerzas democráticas, progresistas y de izquierda. Quienes no lo entiendan seguirán siendo expulsados de la “plaza pública”.

Por su parte, los liderazgos sociales y populares deberán asumir la responsabilidad de conducción y representación popular, sin éstos en la convención constitucional, la presidencia, las alcaldías y gobernaciones, no hay garantía para la democracia en Chile, ya que, los partidos sin programa ni pueblo se han vuelto inútiles.

Una democracia sin pueblo, sin plaza pública, solo con palacios y espejos, profundizará los problemas sociales y la crisis, y ubicará a los rostros del espejo en el lado incorrecto de la historia.

Lunes 7 de Septiembre 2020

Finalizamos esta semana, con algunas fotos del Viernes 4 de Septiembre, en Plaza Dignidad, donde nos manifestamos…

Posted by Ukamau on Sunday, September 6, 2020

Desde Plaza de la Dignidad 4 de Septiembre

Hoy día 4 de Septiembre estamos en Plaza de la Dignidad, fuimos a hacer campaña por el Apruebo y a conmerorar los 50 años del triunfo del gobierno popular. Fuimos reprimidos rapidamente: Así no se construye democracia. Por eso, este 2020 tenemos un tremendo desafío, de construir un Chile más democrático, donde todas y todos podamos ser parte de este Chile, con justicia y con seguridad social.

Posted by Doris Gonzalez on Friday, September 4, 2020



Fotografías foto de Portada por Amalia Galvez y Señal 3 La Victoria.

 

Related Posts

Leave a Comment