5° Marcha por el Derecho a la Vivienda y la Ciudad

por Ukamau Chile

[vc_row type=»in_container» full_screen_row_position=»middle» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left» overlay_strength=»0.3″ shape_divider_position=»bottom» bg_image_animation=»none»][vc_column column_padding=»no-extra-padding» column_padding_position=»all» background_color_opacity=»1″ background_hover_color_opacity=»1″ column_link_target=»_self» column_shadow=»none» column_border_radius=»none» width=»1/1″ tablet_width_inherit=»default» tablet_text_alignment=»default» phone_text_alignment=»default» column_border_width=»none» column_border_style=»solid» bg_image_animation=»none»][vc_column_text]Este sábado 23 de Marzo, diversas organizaciones de pobladores, salimos a las calles por el derecho a la vivienda y la ciudad, en el marco de la 5° Marcha por el Derecho a la Vivienda y la Ciudad.

En Santiago nos reunimos a partir de las 10.30 hrs. Fuimos más de 20 mil, que marchamos y luchamos por viviendas dignas, porque el derecho a la vivienda sea reconocido efectivamente en nuestro país.

Todo esto, pese a la negligencia de la Intendencia de Santiago y del gobierno de Sebastián Piñera, que quisieron hacer oídos sordos frente a miles y miles de familias trabajadoras, dilatando y negando tramitación de permisos. Hoy día nuestras ciudades reflejan las consecuencias del golpe militar, y la imposición del neoliberalismo en el país.

El negocio inmobiliario y las políticas de vivienda en Chile, están dejando una huella de precariedad, de especulación, de altos costos tanto de arriendo como de compra, imposibles de llevar a los y las trabajadoras. La política habitacional neoliberal fracasó.

No eliminó el déficit habitacional, construyó viviendas de mala calidad, barrios sin equipamiento urbano ni social, ciudades segregadas y desiguales. Urge un cambio: Se debe democratizar la ciudad.

Debemos democratizar la planificación urbana, y usarla como un instrumento de transformación de nuestras comunas. El movimiento de pobladores y sus instrumentos políticos no deben solo influir en políticas habitacionales puntuales, sino deben asumir un rol protagónico en el diseño y gestión de la política urbana. Hoy el MINVU es una institución capturada por las inmobiliarias y constructoras.

El MINVU debe ser recuperado para la ciudadanía, y debe retomar su rol rector en la planificación urbana. Se debe democratizar los servicios e infraestructura. Estas y otras medidas permitirán avanzar en efectivamente, un derecho a la vivienda y la ciudad, que son los espacios de todas y todos. Por el derecho a la vivienda. Por el derecho a habitar un entorno digno.

Por la democrátizacion de la ciudad.

[/vc_column_text][vc_gallery type=»parallax_image_grid» images=»231,254,225,230,228,239,240,227,237,236,234,233,246,247″][/vc_column][/vc_row]

Related Posts